martes, 18 de diciembre de 2007

LA SOBRE NATURAL GLORIA DE DIOS

Tema: LA SOBRE NATURAL GLORIA DE DIOS
Texto Bíblico: Ex 24:17 y Mt 6:29

INTRODUCCIÓN:
GLORIA: Termino que viene de la expresión Heb. Kabad, como también del termino Gr. Doxa. A continuación me permito hacer un análisis del termino “Gloria” y su aplicabilidad en el contexto bíblico como y a quienes se les puede referir con este termino aunque específicamente deseo hablar de la gloria de Dios.

En primer lugar esta expresión “Gloria” tiene sentido en cuanto al ornamento la palabra de Dios se refiere a la gloria de Salomón “en toda su gloria, esto quiere decir y nos hace entender que el rey va revestido de ropajes regios” Mt 6:29.

a) En cuanto a la mujer el apóstol Pablo lo registra en 1Cor 11:15 refiriéndose al cabello cuando reza la Biblia “ el cabello es gloria de la mujer” el proverbista dijo: la fuerza es la gloria de los jóvenes Prv 20:29.

b) La familia no podía quedar fuera de tal reflejo si es que así puedo llamar ha esta gloria que sale de la gloria de Dios, el libro de los consejos salomónicos lo registra en Prv 17:6 cuando declara que los padres son la gloria de los hijos. Igualmente hay referencias a lugares.

c) Cuando Isaías habla de la gloria del Líbano Isa 35:2 en consecuencia hay diferencia donde cabemos y entramos y es la gloria de las naciones Apc 21:26 esto hablamos de los redimidos por el Señor Jesucristo.

En segundo lugar:
La gloria de Dios que a continuación ampliaremos un poco mas nos referiremos a aquella gloria que no es otra cosa que el RESPLANDOR que mana de su divina presencia el AURA segadora de todas sus perfecciones. Esta gloria comparable a un fuego devorador Ex 24:17 anonada, abate e inspira temor, respeto y adoración; el hombre no puede ver en este estado la gloria real de Dios y pretender continuar vivo Ex 33:18,20,22. Así todos aquellos que han tenido un encuentro sobre natural con el Señor reciben algo de ella, Israel y Moisés ante el tabernáculo Ex 40:34-35.
El mismo Saloman en la dedicación del templo 1Ry 8:11.
Isaías en el momento de su llamamiento Isa 6:3.
Ezequiel en su visión Ezq 1:28
Los pastores en Belén Lc 2:9
Esteban antes de su muerte Hch 7:55
La gloria divina se revela en la creación Slm 19:1-2 y de manera particular en el hombre como lo manifesté en el inicio de esta introducción el cual es hecho a la imagen de Dios 1Cor 11:7
Se manifiesta esta gloria en medio del juicio Num 16:42-46
Se muestra en medio de las naciones Slm 97:6
Sobre todo aparece en la redención ofrecida al mundo entero Isa 40:5
Surge una pregunta ¿Que es la gloria de Dios? He aquí:
1- ¿Qué es la gloria de Dios?
Es el resplandor que mana de su divina persona, el aura cegadora de todas las perfecciones, esta gloria comparable a un fuego devorador Ex 24:17
“Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte a los ojos de los hijos de Israel”
Gloria es grandeza y majestad de Dios.
“A quienes Dios quiso dar a conocer la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles que es Cristo en vosotros la esperanza de gloria” Col 1:27

1ª) Dios y su gloria.
Antes de hablar de la majestad y la gloria de Dios no podemos actuar no sin ante recordar lo que es él en si mismo aunque no entremos en detalles minuciosos de todo el proceso pero debe decir como la manifiesta el ya desaparecido Dr. Ph.D.DD William Evans en su libro grandes doctrinas de la Biblia en la Pg 28 numeral 4 dijo: “es difícil distinguir claramente entre los atributos y la naturaleza de Dios ya que alguno sostienen que no debería hacerse tal división y que las cualidades de Dios que nosotros llamamos atributos son verdaderamente parte de su misma esencia y naturaleza”

Sus atributitos naturales son: Omnisciencia, Omnipresencia, Omnipotencia y eternidad.
Dios es eternidad, quien fue, quien es y quien será en consecuencia sus atributos morales son: Santidad, justicia, fidelidad, misericordia, bondad y amor esto determina que el Dios que amamos es el Dios glorioso y majestuoso que resplandece por el poder que mana de su persona en su gloria y de su gloria 1Cro 29:11.
“Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria la victoria y el honor; por que todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas, tuyo oh Jehová es el reino, y tu eres excelso sobre todos”

2ª) La gloria pertenece a Dios Slm 29:1-3
“Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.
Voz de Jehová sobre las aguas; truena el Dios de gloria, Jehová sobre las muchas aguas”

a) el tributar a Jehová
1- En primer lugar no es opcional
2- En segundo lugar no es asunto de los desvalidos sino también de los poderosos
3- En tercer lugar es un imperativo de Dios expresados en dos verbos imperativos: tributad y dad, no siempre y en honor a la verdad tenemos que confesarlo y aceptar que auque leamos, nos indique, nos instruyan casi nunca obedecemos ni aun a las casas mas sencillas de Dios.
Permítame formularle el siguiente interrogante y espero que no le incomode porque no es ese el propósito ni espíritu del teme aunque dicho sea de paso si le incomoda para bien /gloria a Dios/ y le alabo si este interrogante lo cuestiona ¿Le rinde usted a Dios la gloria, y el poder a causa de lo que él es en si mismo la gloria debida a su nombre?

La palabra de Dios nos habla en la epístola del Apóstol pablo a los Efesios que debemos ser santos en toda nuestra manera de vivir con base en este principio de Dios me permito decir o mas bien preguntar ¿El adorar a Jehová en la hermosura de su santidad uno de sus atributos morales es su respuesta para traer su gloria a su vida y ministerio o iglesia?
Es posible si o no pero es de nuestra incumbencia en nuestra experiencia diaria de andar con Jesús que esta se convierta en una experiencia de vez en cuando como las aguas que se movían para sanar según el evangelio de Juan 5 sino un estilo de vida progresiva y ferviente.

b) Su Gloria es Sempiterna Rm 11:36
“Por que de él, y por él y para él, son todas las cosas a él sea la gloria por los siglos. Amen.